skip to Main Content
testimoni-margarita-pineda

¿Por qué? ¿Porque me tenían que tratar diferente respeto a mis hermanos? Esto me afectó mucho a nivel psicológico.

Manganita, Senegal

Soy Manganita. Tengo 23 años y soy de Senegal.

¿Cuál era mi situación en mi país? No voy a decir, que era normal, pero mucha gente, muchos niños tenían la misma situación que yo tenía. Yo era de una familia muy grande, con muchos hijos, pero notaba que tenía un tratamiento diferente con respecto a mis hermanos y mis hermanas. Por la mañana se duchaban, se vestían y cogían sus mochilas para ir la escuela. En cambio, mi padre decidió que yo tenía que ir a una escuela diferente: la escuela coránica. Mis hermanos en la escuela aprendían francés y árabe. Era una escuela moderna. Y yo tenía que ir a la escuela tradicional. Tenía que ir hasta muy lejos. Y no podía volver a casa, solo cuando había un dia festivo. Yo no lo entendía y seguro que cualquier niño tampoco no va a entender.

¿Por qué? ¿Porque me tenían que tratar diferente respeto a mis hermanos? Esto me afectó mucho a nivel psicológico. Me preguntaba: ¿Por qué está pasando esto? Y eran unas preguntas sin respuestas que tenía recurrentemente. La escuela era difícil para mí y bastante duro.

Porque los condiciones donde vivía no eran buenas para un niño. Aunque tampoco para un adulto. ¿Y a la hora de comer o cenar? ¿Tú tienes que buscarlo en la calle? ¿Tienes un tupper? Rezar y comer. Pero para ello tenía que salir fuera llamar a las puertas de casas para pedir algo de comida. ¿Cenaré? Igual… Desayunar ni lo piensas, no hay desayuno porque no te dejan salir a buscarlo.

Al principio lo fui aguantando porque no veía solución, era muy pequeño y no puedía hacer nada pero cuando ya empiezo a ser mayor… Vi que las cosas se podían dar  diferente, podía ir solo sin la compañía de nadie y planear escapar. Y ahí vi el gran problema. La primera vez que me escapé volví directo a casa, pero allí me pegaron muchísimo.

Pensaba: ¿Me devolverán la escuela? Así fue en poco tiempo y volví a intentar  escaparme, pero ahora sabía que no podía volver ni a mi casa ni a la escuela así que me quedaba en la calle. Si en Dakar, pero en la calle. Y la escuela lo que hacía es comunicar a mis padres que me había escapado que ya no estaba. Empecé a buscar alguna casa de la familia a ver si podía estar ahí o no. Hasta aquello no podía aguantar más. Casas familiares o casa de mis padres.

Intenté escapar varias veces: 1,2,3… Pero siempre era lo mismo. Me pegaban  muchísimo, muy mal y me devolvían porque me decían que yo debía estar ahí. “Tienes que estar allí”. En esa escuela yo no aprendía nada sólo el Corán. Y entonces escapé a Dakar. Había otra ciudad al lado donde vivía mi abuela. Y fui allí a partir de lo que me contó mi madre. No conocía bien la vida de mis padres antes de que yo naciera. Y mi abuelo le contó todo cuando mi padre y le dijo el Manguito está aquí. Paso una vez, dos veces y a vi que mi abuela empezó a tener problemas con mi padre. Porque mi padre es que me están ayudando por eso siempre. Si me escapo voy para allá. Lo único mi abuelo hizo para hablar con mi tío que estaba fuera de Senegal.

También hablo con mi padre y el quiso imponer lo que yo tenía que hacer porque era
mi jefe, era mi padre y decía que el podía hacer lo que quisiera porque yo era su hijo. ¿Pero yo tenia que obedecerle o hacer lo que era mejor para mí, lo que yo quería? Ya cuando mi tío viene de vacaciones me preguntó sobre lo que pasaba y una vez le comenté todo se fue a hablar con mi padre directamente en Dakar. Mi padre no le hizo. Lo único que tenía mi tío que me podía ofrecer es un viaje. Me dijo: “hablaré con unos amigos que yo conozco, a ver si pueden hacer algo”. Uno de sus amigos que vivía en una ciudad muy cerca de Dakar, le dijo que sí, que me puede ayudar. Ir a Marruecos por llegar a España.

El proyecto de viaje salió rápidamente. Hacia el Marruecos con coche. Dejé Senegal y llegué a, Marruecos. Pasé un tiempo allí: un año y medio. Y fue también muy duro y no me gustaba nada. No me va a gustar nunca. Me volví loco después de un año y medio, pero al final pude entrar aquí en España. Así fluye, así dios.

Cuando llegué el cambio fue total. ¿Por qué? Sentí que me iban a respetar porqué todo lo que quería era ir a la escuela, para tener un diploma para tener un buen trabajo y todo esto. Y aunque aquí sea muy difícil por la edad. Gracias a Dios ya empecé a estudiar. Y es todo mi para mi por ahora. Siempre he estado en buen manos. Ahora estoy estudiando. Estoy formándome para ampliar un poco mis conocimientos ya que antes no, no lo tenía. Ahora hablo español y catalán. Tengo un nivel bastante alto. Un nivel normal en español y en catalán también. Y estoy escribiendo y leyendo, es algo… Un cambio muy grande para mí. En nivel laboral ya estoy formando como electricista y como fontanero. Que ya esto me permite, puede trabajar y puede tener un buen trabajo. ¿Eso? Es muy grande para mí.

ALTRES TESTIMONIS

Yolanda Oquelí
Clara – Colòmbia
Roland Fosso – Camerun
Sergii
Diallo – Guinea Conacrky
Back To Top